Si hay un nombre que ha revolucionado la disciplina de la Ortodoncia sin duda ese es el norteamericano Calvin S. Case, quien puede considerarse el verdadero responsable para entender la ortodoncia moderna, sobre todo gracias a su celebérrimo libro especializado en la materia. Publicado en 1908 y bajo el título “A Practical Treatise on the Technics and Principles of Dental Ortopedia” (fue completado con una segunda edición 14 años después), trató con un nuevo enfoque la corrección (y prevención) de la colocación de los dientes, así como el tratamiento prostético de la fisura palatina.

Calvin S. Case puso mucho empeño en buscar una armonía facial y, basándose en su pasado como artesano y ebanista, pudo tomar impresiones de sus pacientes para más tarde reproducir la máscara facial antes y después del tratamiento. Así podía demostrar cómo con su técnica era posible alcanzar el resultado buscado. Este “antes y después” es utilizado por Unidental de manera más avanzada con el “Diseño de sonrisas” y que ayuda al paciente a ver su sonrisa perfecta antes incluso de comenzar el tratamiento.

Ya en 1893 consiguió crear un aparato capaz de desplazar los dientes llamado “contouring” que, a diferencia del arco habitual hasta aquel momento, permitía hacer desplazamientos de forma progresiva y armoniosa, evitando que los tejidos de las encías pudieran dañarse.

Pero el “invento” que más reconocimiento popular le ha dado y que a día de hoy sigue utilizándose son los elásticos intermaxilares, utilizados para cambiar las relaciones oclusales, es decir, la forma en la que el maxilar superior y el inferior se unen cuando cerramos la boca o mordemos y que provoca tantos problemas en la boca cuando no se produce de forma correcta.

Más de 100 años después, los odontólogos de hoy siguen inspirándose en su célebre libro que ha posibilitado que especialmente la ortodoncia haya evolucionado con las técnicas y tecnología que conocemos hoy. Sin duda, Calvin S. Case se ha ganado un hueco importante en la historia de la odontología gracias a sus importantes avances.

Fuente: www.maxillaris.com