Existen diferentes tipos de úlceras bucales, dependiendo de dónde se encuentren, no solo en los labios sino también en encías, cara interna de las mejillas, lengua e incluso en el fondo de la boca. En la mayoría de ocasiones son inofensivas y se eliminan rápido, pero otras pueden ser extremadamente incómodas y dificultan que algunas personas coman, beban o se cepillen con normalidad.

Tipos de úlceras en la boca

Las más habituales son las que aparecen en las mejillas interiores y duran aproximadamente unos 7 días. Generalmente una úlcera en esta parte del cuerpo resulta inofensiva y no requiere de una intervención médica; el propio organismo es capaz de curarlo. Existen tres tipologías:

  • Ulceración herpética: Como su propio nombre indica son úlceras que se asemejan a las llagas asociadas al herpes. A diferencia del herpes no es contagioso pero suelen aparecer continuadamente, dando la sensación de que nunca hay mejora.
  • Úlceras menores: Son úlceras de tamaño entre 2 y 8 mm de diámetro que tardan en desaparecer hasta dos semanas, causando un dolor leve.
  • Úlceras mayores: De tamaño superior a menudo presentan una forma irregular, se pueden levantar y penetrar más profundamente en el tejido. Debido a su tamaño, tardan más semanas en desaparecer y dejan cicatriz cuando se despejan.

Causas de úlceras bucales

A pesar de que en muchos casos depende de cada persona y que aún no se conocen las causas exactas de las úlceras, sí que hay unos factores e indicios comunes de su aparición en la boca:

  • Fumar.
  • Brackets, sobredentaduras y otros aparatos que puedan frotar la boca y las encías.
  • Cítricos y otros alimentos ricos en acidez o especias.
  • Estés o ansiedad.
  • Cambios hormonales durante el embarazo, la pubertad o la menopausia.
  • Ciertos medicamentos como analgésicos y betabloqueantes (clase de fármacos utilizados para tratar diversas patologías cardiacas).
  • Factores genéticos.