Quizás sea la primera vez que escuchas el nombre de esta infección, pero su presencia en nuestras bocas puede ser más común de lo que parece. Sin ánimo de crear escándalo, lo cierto es que el hongo Candida albicans está presente en aproximadamente una de cada dos personas, sin que por ello signifique que sufran enfermedad alguna. Las personas que corren más riesgo de portar la candidiasis son quienes llevan dentaduras postizas.

Causas de la candidiasis oral

Aunque su presencia es habitual en nuestras bocas, el sistema inmunitario es capaz de mantenerlo a raya, lo mismo que sucede con otros microbios y gérmenes. Cuando nuestro sistema inmunitario se debilita el hongo puede multiplicarse, llegando a manifestarse en forma de úlceras en la boca y la lengua. Cuando es más intensa, en lugar de punteado se pueden observar grandes placas de color blanco sobre la lengua y el resto de la mucosa de la boca.

Los siguientes casos son susceptibles de sufrir esta enfermedad:

  • Personas muy mayores o muy jóvenes.
  • Quien consume esteroides
  • Aquellos que están infectados con SIDA
  • Pacientes de quimioterapia o cualquier medicamento que debilita el sistema inmunitario.
  • Niveles altos de azúcar en la sangre, que se refleja en la saliva y constituye alimento para la cándida.
  • Tomar ciertos antibióticos que eliminan bacterias saludables que mantienen a raya al hongo.
  • En general, personas con una salud débil.

Cómo identificar y tratar la candidiasis oral

Es necesario acudir a una clínica dental (o a un médico) para que pueda inspeccionar la boca y la lengua del paciente y diagnosticar si sufre la candidiasis oral o no. Se pueden realizar pruebas más concluyentes, como un examen microscópico de raspadores bucales o un cultivo de lesiones bucales.

Una vez esté diagnosticado, lo que hay que buscar es recuperar el equilibrio de microbios en la boca. Para los casos leves, el médico u odontólogo pueden recomendar el consumo de yogur o cápsulas de acidófilos. Para los casos más graves, se receta un enjuague bucal antimicótico, tabletas (clotrimazol) o medicinas antimicóticas.

En cualquier caso, la candidiasis oral es muy fácil de tratar en la mayoría de los casos, pero cuando el sistema inmunitario está débil puede reaparecer con cierta frecuencia e incluso derivar en otro tipo de problemas.