Cuando se supone que la época del Verano debe ser todo alegría y diversión gracias al sol, la playa, las barbacoas con los amigos y familia, escuchar la canción del verano, salir de terrazas o simplemente disfrutar de unas merecidas vacaciones, nuestros dientes no piensan lo mismo. Para ellos es más bien una película de terror, con amenazas por todos lados.

  • El calor, la playa y las terrazas son algunos factores que invitan a tomar mayor cantidad de bebidas azucaradas, alcohólicas (cerveza, combinados y cócteles), zumos, etc., que nos ayuden a combatir las altas temperaturas o simplemente sirvan de complemento perfecto para disfrutar de esta época del año tan esperada. El problema radica en que el consumo de estas bebidas incrementa considerablemente el riesgo de que aparezca placa bacteriana, gingivitis y que incluso pueda derivar en caries. Existen muchas alternativas, pero quizás la más saludable para nuestros dientes sean las frutas, como la sandía, el melón o los kiwis (http://www.unidental.es/blog/alimentos-para-sonreir-kiwi) que logran saciar la sed y además contribuyen con una buena cantidad de nutrientes.
  • No debería ser así, pero el Verano, y más cuando se combina con días de vacaciones, nos puede llegar a cambiar nuestra rutina diaria, incluida la relativa a nuestra salud bucodental. Por encontrarnos fuera de casa todo el día en la playa, por ejemplo, nuestro acceso a un cepillo y pasta de dientes para seguir nuestro ritmo habitual de cepillado puede afectar a nuestros dientes. Hay que continuar con la higiene oral diaria al menos dos veces al día y con cepillo, pasta, hilo dental y colutorio.
  • El Verano también trae consigo el aumento de prácticas deportivas, normalmente no habituales y algunas de riesgo, que pueden suponer un mayor riesgo de sufrir contusiones o golpes en la zona de la boca y que alguna pieza dental pueda partirse total o parcialmente. En estos casos, a parte de las precauciones propias de cada deporte, existe una protección extra a través de protectores bucales (http://www.unidental.es/blog/tipos-de-protectores-bucales-para-el-deporte)

También en Verano, como en cualquier época del año, es una ocasión perfecta para acudir a nuestra revisión o visita anual al dentista para ver cuál es nuestro estado budodental. Tu dentista te dará las pautas y recomendaciones para evitar que los excesos y particularidades del Verano no perjudiquen a tu boca.