Quizás te hayas preguntado alguna vez por qué las heridas de la boca cicatrizan en menos tiempo que otras que puedan aparecer en otras partes del cuerpo. Incluso cuando tenemos alguna llaga muy aparatosa normalmente es cuestión de horas hasta que desaparece. La prestigiosa revista “The FASEB journal”, una de las revistas de biología más citadas del mundo y que publica investigaciones internacionales y transdisciplinarias, ha publicado un estudio para clarificar este mito que existe en la sociedad, para darle una explicación científica.

Hasta ahora se entendía que la saliva jugaba un papel importante en el proceso de cicatrización de las heridas, aunque no se sabía exactamente hasta donde llegaba su influencia. Al final del estudio llegaron a la conclusión que la saliva  contiene un químico (péptido antimicrobiano) que aumenta la formación de vasos sanguíneos, un proceso clave en la recuperación de las heridas. “Creemos que el estudio podría ayudar a diseñar mejores enfoques para mejorar las cicatrización de heridas en distintos tejidos de la boca”, asegura el doctor Vicente A. Torres, profesor asociado en el Instituto de Investigación en Ciencias Dentales de la Facultad de Odontología de la Universidad de Santiago de Chile (Chile).

El estudio incluyó experimentos en tres niveles, con los que se pudo concluir que la histamina-1, además de conseguir aumentar la producción de vasos sanguíneos, contribuye enormemente a la adhesión celular y la migración, lo que termina conduciendo a generar procesos de curación más eficaces. Ahora que se conocen los componentes exactos que influyen directamente en una mejor cicatrización, podremos ver en el futuro cómo se desarrolla productos más eficaces para conseguir este fin.

El director de la revista FASEB concluye que “los claros resultados del estudio abren una puerta amplia al avance terapéutico y también traen a la mente el significado posible de los animales y, a menudo, de los niños lamiendo sus heridas”.