¿Para qué sirve la encía? Junto con el ligamento periodontal y el hueso alveolar forma el periodonto. El periodonto es el sistema de soporte de los dientes en la boca. La encía protege a los dientes de las agresiones físicas, químicas y bacterianas del exterior garantizando que éstos cumplan las funciones masticatorias, estéticas y fonéticas.

¿Cómo es una encía sana?

La encía sana recorre el esmalte de los dientes de forma festoneada sin descubrir la raíz y su color es rosa pálido. La encía sana nunca tiene que sangrar, es un síntoma de enfermedad.

¿Cómo se detecta la enfermedad periodontal?

La enfermedad periodontal se manifiesta con una serie de signos y síntomas como el enrojecimiento y sangrado de las encías (al cepillado), retracción de las encías con sensación de dientes más largos, aumento de la sensibilidad dentaria al frío, aparición de abscesos o flemones en las encías con dolor, y en fases avanzadas movilidad y desplazamiento dentario

¿Puede la enfermedad periodontal producir mal olor de boca o halitosis?

Si. Determinadas bacterias causantes de la periodontitis metabolizan proteínas con producción de compuestos volátiles que se eliminan por el aliento. Estos gases contienen azufre causante del malo olor. Además, como resultado del proceso inflamatorio que se da en el periodonto enfermo se produce y acumula pus en las bolsas periodontales dando sensación de mal sabor de boca al paciente y mal aliento que perciben los demás.

¿Cuáles son las enfermedades del periodonto?

Las más frecuentes son las enfermedades periodontales. La gingivitis es la forma más leve y afecta sólo a la encía, y las periodontitis son las más graves produciendo una destrucción de los tejidos profundos como el ligamento periodontal y el hueso alveolar. Muchas enfermedades pueden afectar al periodonto mediante úlceras, ampollas y cambios de color e incluso ser el reflejo de afecciones graves como el cáncer.

¿Tienen las mujeres más riesgo de padecer enfermedad periodontal?

No.Con frecuencia se cree que sí pero no ha sido demostrado. Lo que sí es cierto es que los cambios hormonales que sufren las mujeres, como los embarazos y la menopausia producen alteraciones pasajeras en las encías que deben ser tratadas.