A pesar de que los dientes de leche no son los definitivos y que terminan por caerse, su cuidado es necesario. Una buena higiene y control de los dientes de leche de los niños puede marcar la diferencia en una buena salud bucal el día de mañana. En Clínicas Unidental, te decimos como cuidar los dientes de los más pequeños.

Una de las dolencias más comunes entre los niños pequeños es la caries. De hecho, es cinco veces más común que el asma y es que 5 de cada 6 niños tienen alguna. ¿Por qué ocurre ésto? En ocasiones la higiene bucal de nuestros hijos se ve afectada por el simple hecho de que los dientes de leche no son para toda la vida, por lo que a menudo no hacemos el incapié necesario para que los niños adquieran unos hábitos de higiene saludables.

El primer error que podemos cometer con la salud bucal de los niños es la primera visita al dentista. ¿Cuándo he de llevar a mi hijo a su primera cita con el dentista? La mayoría de los niños tienen todos sus dientes de leche a la edad de 3 años pero a partir de los 3 o 4 meses el bebé comienza con el proceso de dentición. Es por eso, que es recomendable llevar al niño antes de cumplir el año a su primera visita con el dentista.

unidental dientes leche

Dientes de leche atacados por la caries

Los dientes de leche son más finos que los definitivos. Poseen dentina y esmaltes más sensibles por lo que son más vulnerables a la caries.Por eso, es muy importante cuidar de de su higiene desde muy pequeños. Es necesario cepillar los dientes de nuestros bebés en cuanto comienzan a salir o incluso antes. Cepillar las encías de tu bebé con un cepillo suave, ayudará a prevenir la caries y además conseguirás que el cepillado forme parte de su rutina diaria.

A partir de los 3 años, los niños ya pueden cepillarse los dientes con pasta. Ayudar a nuestros hijos en el proceso del cepillado dental es crucial para que adquieran un buen hábito de limpieza.También es importante controlar la ingesta de chucherías y controlar el uso del chupete a edades avanzadas. Además los dientes empiezan a caerse a partir de los 6 años y el proceso suele durar hasta los 10 u 11 años de edad.