Los pacientes de piorrea (pérdida progresiva del hueso de la encía) están de enhorabuena. Gracias a un grupo de investigadores del Regenerative Medicine Research Institute, de la Universidad Internacional de Cataluña (UIC Barcelona), y de la Universidad Católica de Murcia (UCAM), han conseguido patentar un líquido bioactivo (Bone Bioactive Liquid) que promete combatir uno de los principales enemigos de la salud bucodental.

La periodontitis puede empezar como un problema leve, normalmente como consecuencia de la aparición de una gingivitis (inflamación de las encías) o por una caries. Si éstas no se tratan de manera adecuada (limpieza o bien con un empaste o una endodoncia, dependiendo de su estado), deriva en piorrea. Esta enfermedad dental se caracteriza por producir una fuerte infección que atraviesa la encía y llega hasta el hueso que soporta el diente, de manera que se produce una pérdida progresiva de la pieza dental.

El líquido bioactivo descubierto es capaz de concentrar en la zona dañada las células madre del hueso (células osteoprogenitoras) que se adhieren, proliferan y acaban generando hueso maduro. Este incremento de masa ósea consigue evitar la caída del hueso al fortalecer la unión con los dientes y que la piorrea no progrese.

Aplicación en periimplantitis

Hay una segunda aplicación de este líquido bioactivo, para el tratamiento de la periimplantitis, que de nuevo actúa atrayendo a las células madre del hueso para evitar la inflamación de los tejidos que rodean a los implantes dentales y que ocasionan una pérdida del soporte óseo. En este caso, y siempre y cuando este producto termine siendo comercializado, estará especialmente indicado para los pacientes con osteoporosis, siempre y cuando se solventen los problemas de rechazo a los que se enfrenta cualquier tipo de implante.

En cualquier caso, ambas enfermedades deben evitarse si se siguen unos correctos hábitos de salud bucodental, es decir, la prevención.  Además de cepillarnos los dientes después de cada comida y pasarnos el hilo dental al menos una vez al día debemos estar alerta si identificamos que tenemos las encías rojas e inflamadas, algún tipo de molestia (aunque no siempre se manifiestan con dolor) o notamos el aflojamiento de uno o más dientes (signo de que puede haber un estado avanzado de piorrea).

Fuente y foto | www.uic.es

Más información sobre piorrea o periodontitis.